miércoles, 17 de octubre de 2012

Ciudadano Cero


Ciudadano Cero

Me ha bastado unas horas de soledad relativa y dos capítulos de la gran serie de Sam Raimi para empujarme a poner una piedra más en mi puente personal.
Nada me produce confianza, sobre todo gente conformista, sin orgullo y capaz de traicionar sus principios u olvidarlos frente a cualquier índice de adversidad.
Hoy me han dicho que no soy nadie para juzgar los principios de los demás, y es cierto porque en la diversidad está la riqueza pero creo que a veces somos demasiado egoistas ya que lo único que nos importa es el éxito a corto plazo y sin pizca de solidaridad con los demás. Nos da igual ver miles de familias pasando hambre, personas inocentes que les privan de intentar conseguir sus sueños, no pueden ni siquiera intentarlo por la codicia de unos cuantos diablos disfrazados de políticos ansiosos de poder y de riqueza, pero la verdadera riqueza está en nuestros valores, los valores de uno mismo. Por eso pido que no nos rindamos nunca y luchemos por nuestros sueños, porque todos los tenemos.
Es muy fácil quejarse de que un familiar, amigo o conocido no encuentra soluciones a su mala situación económica y cuando tenemos la oportunidad de protestar, luchar o manifestarnos contra los culpables solemos quedarnos de brazos cruzados lamentándonos que es esfuerzo en vano,excusa barata.
A continuación os relato la definición de "ciudadano cero":
Ciudadano cero: Serie de individuos que no se atreven al reclamo de lo que les corresponde por derecho o consideran que cualquier cosa instituida es todo aquello a lo que pueden aspirar. Nunca se atreverían a considerar una innovación o siquiera fantasear. Para este tipo de personas la queja sobre la falta de sus derechos, es el modo de vida que debe vivir.
Yo no quiero ser un ciudadano cero, ¿Tú quieres serlo? Pues adelante.




lunes, 18 de junio de 2012

Realidade ou sonho.

Quiero empezar fuerte y dejar claro el objetivo de este blog, que no es otro que poner una piedra más para construir un puente, ese que nos separa de la realidad y un sueño por cumplir, como refleja la hermosa canción que adjunto en esta entrada.
Hace alrededor de unos 4 años, estaba junto a mi familia, mis amigos y mis colegas, mi vida era maravillosa, tenía un trabajo fijo y ganaba mucho dinero, tanto como para poder haber tenido ya una “ansiada” hipoteca, un coche ya pagado y una vida tranquila.
Pero no estaba a gusto y sentía que me faltaba algo, no estaba cumpliendo ni intentando cumplir mis sueños y no podía traicionar a mis valores y principios porque son esos mismos los que te sostienen y ayudan a levantarte en los malos momentos así que comencé a prepararme mientras trabajaba hasta que cierto día me vi camino de una nueva ciudad, una nueva vida, en definitiva; un mundo nuevo por conocer en el que viviría las mejores de mis experiencias y me ayudaría a apreciar ciertas cosas de la vida que antes ignoraba.
Llevaba solamente una maleta  con ropa para una semana y el ticket del hostal-picadero donde dormiría a la espera de encontrar piso ese mismo día y contrato para poder solicitar la beca, de no ser así estaba perdido pero… lo conseguí. Aunque un inconveniente fue dejar atrás una complicidad en forma de mujer que quizás valen más que una propia vida. Es el único punto negativo que he sacado de esta experiencia.
Casi tres años después me encuentro en la frontera de ese sueño, buscando monedas en bolsillos vacíos que me permita pagar ese peaje y lograrlo aunque de todas formas el destino ya ha hablado; el sueño un año antes o un año después no deja de ser un sueño, está claro que lo lograré pero mientras tanto ya tengo nuevas metas y nuevos sueños cerca de empezarlos  y lejos de conseguir, pero para eso están los puentes, son un simple camino de esfuerzo, trabajo y perseverancia; simplemente quiero deciros eso, que a veces la REALIDADE OU SONHO están más cerca de lo que parece.
               
                                                        Fran Cortés